Blog sobre la Marihuana | Experiencia Natural
Envío + Semilla Gratis a los 30€
Inicio » Cultivo » Cómo montar una habitación de cultivo interior


30.04.20

Cómo montar una habitación de cultivo interior

La habitación de cultivo de interior no es más que preparar un lugar idóneo para el desarrollo de plantas, se trata de un lugar que tiene que reunir unas condiciones necesarias para que la planta prospere de forma idónea, en resumidas cuentas, se trata de replicar el efecto de la madre naturaleza en interior. En este artículo vamos a repasar los conceptos básicos para montar una habitación de cultivo de interior con la mayor eficacia.

Hay muchos factores a tener en cuenta cuando se construye la habitación de cultivo, aunque no es un proceso complicado. Para descubrirlos todos, te invitamos a seguir leyendo e informarte de qué es exactamente lo que se necesita hacer para construir tu propia habitación de cultivo de marihuana en interiores.

La habitación de Cultivo, primeros pasos

Antes de comenzar a montar tu cultivo de interior debes tener claro qué cuarto de cultivo quieres utilizar. Así, necesitas tener el espacio adecuado para el crecimiento de las plantas que quieras cultivar, así como todos los requisitos esenciales para el crecimiento de las plantas de interior: luces, ventilación, nutrientes, agua, etc.

En el caso de que puedas cultivar marihuana legalmente, el tamaño de tu habitación de cultivo depende en gran medida de la cantidad de marihuana que quieras y del espacio que tengas disponible. También depende del tipo de Cannabis que quieras cultivar. Así, la marihuana Sativa tiene un tamaño más alto y necesita más espacio hacia arriba en interior que la marihuana Índica.

Ubicación de la Habitación de Cultivo

Una habitación de cultivo es esencial para cultivar Cannabis

La ubicación de tu habitación de cultivo es relevante por varias razones. En primer lugar, por la discreción y privacidad para tu cultivo. Pero la ubicación también es importante para controlar las condiciones climáticas del cultivo de interior. No tiene sentido tratar de cultivaren el interior si no te permite controlar el ambiente.

A continuación, enumeraremos algunos de los consejos más útiles sobre la ubicación y la planificación de la habitación de cultivo de marihuana. Siguiéndolos, os aseguramos un lugar estupendo para el crecimiento de plantas de marihuana fuertes, productivas y con alta potencia.

Un sótano es el lugar perfecto para montar tu habitación de cultivo porque está bajo tierra. La marihuana plantada bajo tierra es naturalmente más estable térmicamente, y necesita mucho más tiempo para enfriarse o calentarse que en la superficie. Un sótano será razonablemente fresco en el verano y evitará las heladas en el invierno.

Si vives en un apartamento, y no quieres que nadie sepa de tu habitación tendrás que mantener lo más oculta posible la ubicación de tu cuarto de cultivo. Por lo tanto, y aunque suene evidente, es aconsejable no utilizar un lugar junto a la entrada, sino en algún lugar en la parte posterior. Utiliza una habitación sin usar con acceso a ventilación o incluso un armario como tu lugar de cultivo.

Hay que evitar las habitaciones con grandes ventanas orientadas al sur, especialmente en los pisos superiores, porque puede tener problemas con el control del calor. Aunque no lo creas, el sol emite mucho calor que puede llegar a afectar a las plantas. Lo más importante es que la habitación de cultivo se debe adecuar a la variedad que plantes.

Simplemente revisa la ficha técnica de la variedad que vayas a introducir en tu habitación de cultivo para conocer cuánto crecerá, qué temperatura y humedad necesita, etc. Esto te permitirá montar tu cuarto de cultivo totalmente adaptado a tu cepa y esto es fundamental para obtener el mejor rendimiento.

Equipo de la Habitación de Cultivo

Si quieres adquirir LED para el cultivo de marihuana lo mejor es iniciarse con varios focos de 100W.

Al utilizar iluminación y equipos eléctricos, deberás cumplir unas mínimas normas de seguridad. Asegúrate de que la cantidad de energía que vayas a utilizar puede ser soportada por la tarifa energética que tienes contratada. No utilices muchos cables cortos conectados entre sí para formar una línea larga, en su lugar utilice un cable directo largo.

Esto minimiza el riesgo de averías eléctricas y es muy aconsejable para un cuarto de cultivo para marihuana seguro. Lo ideal sería que tu habitación de cultivo fuera segura y puedas trabajar con agua de riego y electricidad de la luz sin problemas. Para ello, organiza bien el cableado del lugar de cultivo y tenlo bien separado de la parte húmeda del cultivo.

Los equipos de iluminación son muy variados, en este blog puedes encontrar monográficos sobre todos ellos por si quieres profundizar en la materia. Últimamente los más habituales son los equipos de LED y los equipos de LEC, ya que ambos dan mucha mayor eficiencia que los antiguos equipos de alta presión.

Un equipo de iluminación es válido para una superficie concreta, por eso este es el factor más importante a tener en cuenta en la compra de un equipo de iluminación. Normalmente esta superficie vienen indicada en metros cuadrados, así hay equipos para 1m2, para 1,5m2 etc.

No subestimes el agua, es muy importante para la vida de las plantas de marihuana. Dependiendo de la cepa de marihuana el agua se requiere frecuentemente y en grandes cantidades. Cuenta con una fuente de riego cercana que minimice los movimientos a por agua de riego, ya que serán bastante continuos.

Si, desafortunadamente, tu habitación de cultivo no cuenta con buenas fuentes de agua, intenta conectar una tubería del grifo más cercano y llévala a la habitación de cultivo. Utiliza una bomba sumergida si utilizas la hidroponía para cultivar muchas plantas y quieres despreocuparte de vaciar los tanques de hidroponía.

Un suelo de asfalto o de hormigón es genial para el cultivo en interiores, porque no permite esconderse a los pequeños bichos e insectos y es fácil de limpiar. Si no cuentas con un suelo de baldosas, entonces cualquier suelo cubierto con o una gruesa capa de plástico podría funcionar también.

Si usas dióxido de carbono (CO2) para maximizar la producción de marihuana en tu habitación de cultivo, aísla adecuadamente tu cultivo para evitar que se filtre y utilza sistemas de extracción. Una vez que hayas pensado en todos estos temas potenciales y desarrollado un plan bien construido para tu habitación de cultivo personal, estarás listo para empezar.

El armario en la habitación de cultivo

La habitación de cultivo es donde se cultivan las plantas de marihuna

Hay una gran variedad de formas de preparar tu habitación de cultivo. Antes de elegir una, determina tus necesidades y requisitos de ubicación. Por ejemplo, cuando cultivas marihuana en interiores, necesitas tener mucha luz. Sin suficiente luz, la planta no crecerá. Si tienes poco espacio, posiblemente el espacio más pequeño en el que podrías salirte con la tuya para cultivar marihuana es un armario de cultivo.

De hecho, un armario de 1,20×1,20×2,00 metros es lo suficientemente grande para producir suficiente cannabis para uso personal. Y debido a su pequeño tamaño, un armario es el aliado más importante para la habitación de cultivo. Así, podrás tener una habitación controlada climáticamente al completo y un armario de cultivo con iluminación, que no filtre luz, idóneo para la floración de la marihuana.

Los armarios son negros por fuera y totalmente a prueba de luz, están forrados con un material reflectante por dentro para utilizar la luz más eficientemente. Las carpas de cultivo permiten personalizar completamente el ambiente en el que viven las plantas de marihuana, incluyendo la temperatura, la intensidad de la luz, la humedad y la ubicación.

Los armarios son portátiles, duraderos, lavables, a prueba de luz e impermeables, y vienen en una amplia gama de tamaños para satisfacer las necesidades de cualquier aficionado.

Renovación de aire en la habitación de cultivo

Un elemento esencial, aparte del lugar, la iluminación y el agua es la ventilación, un cultivo de interior necesita renovar el aire constantemente y esto se conseigue gracias a los extractores de aire. Un cultivo sin ellos es un cultivo perdido seguro. Lo más recomendable es tener un extractor potente sacando el aire viciado y uno un poco más pequeño metiendo aire fresco del exterior.

También se pueden usar ventiladores para refrescar el aire y mover las plantas, pero esto no sustituye a los extractores.

Ten en cuenta que un sótano la tierra mantiene la temperatura estable a diferencia de la superficie. El ático, por otro lado, no es una buena elección para la habitación de cultivo porque hace justo lo opuesto. La temperatura es altamente inestable y será muy fría o muy caliente, dependiendo de la estación. Lo mismo ocurre con las habitaciones de cultivo orientadas hacia el sur, especialmente si hay grandes ventanas o están en los pisos superiores.

Durante el verano, las plantas pueden sobrecalentarse bastante. Recuerda, asegurarte de que el cuarto de cultivo esté debidamente cubierta y aislada para que permanezca a oscuras durante los periodos de oscuridad. Debes controlar las luces, de lo contrario podrías terminar con una floración repentina e inoportuna.

Otros detalles de la habitación de cultivo interior

La habitación de cultivo debe cuidarse y limpiarse con frecuencia.

En el caso de que no uses un armario para cultivo interior y dediques la habitación entera, es importante que mantengas todas las paredes de la habitación de cultivo cubiertas con algo que refleje la luz, como plástico blanco o pintura blanca. El mejor material para esto es definitivamente el reflectante de Mylar.

También debes de asegurar las luces de la habitación de cultivo. Hazlo conectándolas al techo con un gancho, una anilla o una polea. Asegúrate de que las partes eléctricas estén bien conectadas y protegidas de daños. Así, como debidamente alejadas de la zona húmeda de la sala de cultivo.

A continuación, instala conductos para la circulación del aire. Esto podría ser un aluconnect o en caso de que no quieras hacer ruido, un sonoconnect. Evita los canales de aire largos que tienen curvas, ya que afectan negativamente a la capacidad de la aireación. Trata de mantener el tubo corto y recto tanto como sea posible para que el aire circule de manera eficiente.

Es una buena idea instalar dispositivos de medición en la sala de cultivo. Algunos ejemplos son un higrómetro o un termómetro o los 2 en 1, un termohigrómetro. También tendrás que preparar el sustrato y decidir si planeas cultivar en tierra o instalar hidroponía. Los hidropónicos son mucho menos susceptibles a las bacterias que el suelo, aunque son más complicados de montar.

Limpiar la habitación de Cultivo

Es de gran importancia que tu habitación de cultivo se mantenga limpia. Si no mantienes tu habitación de cultivo extremadamente limpia, pones a las plantas en riesgo de hongos, moho y enfermedades. Una enfermedad puede salirse de control muy rápidamente en un ambiente demasiado cálido y húmedo que has creado. Es absolutamente vital que no dejes que el moho o el polvo se acumulen en cualquier esquina o, peor aún, en las propias plantas.

Además, debes tener cuidado de mantener a los animales lejos de las plantas. Aunque esto puede no parecer una tarea difícil, los gatos son criaturas muy curiosas y tenaces, y a los perros les encanta meterse en problemas. No dejes que arruinen tu cosecha! Además de causar problemas, los animales pueden ser portadores de bichos y bacterias que tienen un alto potencial para arruinar tu cosecha.

Antes y después de comenzar un nuevo ciclo de cultivo en tu habitación de cultivo, es una buena idea desinfectar. Limpia todo el lugar con algún tipo de agente limpiador, para asegurarte de que no te enfrentarás a ningún parásito o bacteria latente en futuras cosechas.

Limpiar también significa eliminar los residuos que las plantas crean por sí mismas. Inevitablemente, algunas hojas que se amarillean y mueren. Asegúrate de quitarlas de inmediato. Si terminas teniendo problemas con el crecimiento de moho u hongos, es probable que tengas que abandonar ese cultivo.

Esto ha sido todo sobre nuestro contenido de habitación de cultivo interior. Esperamos que tengáis un poco más claro cómo montar vuestra sala de cultivo propia. Aunque, como siempre, cualquier duda nos la podéis hacer llegar a través de la sección de comentarios del post.

Si te ha gustado este artículo por qué no leéis Historia de la Marihuana Medicinal: Descúbrela al Completo y Cultivar Marihuana en Exterior: Guía Completa para Tener Éxito.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 8 Promedio: 4.4)
Avatar for Igor Vieira

Autor: Igor Vieira

Licenciado en Biología Molecular, gestor de contenidos y responsable de tienda en Experiencia Natural. Viviendo la vida, hablando de Cannabis Sativa, padre. Número de colegiado es 20787-X Linkedin Bio

Palabras relacionadas: ,
Habitación de Cultivo para Cultivar Marihuana: Todo lo que debes de Saber
Habitación de Cultivo para Cultivar Marihuana: Todo lo que debes de Saber Descubre en qué consiste ua habitación de cultivo para mrihuana y todos los elementos que necesitas para montar una sala o cuarto de cultivo tú mismo.
https://www.semillas-de-marihuana.com

Artículos relacionados

Comentarios

Un comentario para "Cómo montar una habitación de cultivo interior"

  • El 11.12.2020 , Luis Enrique Arenas Marrero ha comentado:
    Avatar for Luis Enrique Arenas Marrero

    Primero que todo un cordial saludo. Le agradezco si puede indicarme cual es la temperatura requerida para el cultivo en sus diferentes etapas de desarrollo , intensidad de luz durante su cultivo y las variables, la humedad requerida durante su siclo de vida , consentracion de sales totales disueltas durante su ciclo de vida – gracias

Deja tu comentario