Blog sobre la Marihuana | Experiencia Natural
Envío + Semilla Gratis a los 30€
Inicio » Cultivo de marihuana » Cultivo de marihuana en un Space Bucket: paso a paso


24.05.19

Cultivo de marihuana en un Space Bucket: paso a paso

Comparte!

El cultivo de marihuana en un Space Bucket es la mejor solución cuando tenemos poco espacio y recursos. Podemos encontrar todos los materiales necesarios en cualquier comercio y no implica un gran gasto. En el artículo de hoy te explicaremos cómo llevar a cabo esta técnica de cultivo de marihuana en espacio reducido que cada vez cuenta con más adeptos.

Space Bucket

¿Cómo plantar marihuana en un Space Bucket?

El Space Bucket es increíblemente fácil de llevar a cabo. Además, debido a que necesitaremos menos potencia de luz para la marihuana, un Space Bucket consumirá mucha menos luz que un cultivo de interior tradicional. En definitiva, se trata de un simple contenedor con una luz colocada en la parte superior. La estructura ha sido diseñada para crear un entorno óptimo para cultivar marihuana con el mínimo gasto. A continuación explicaremos los distintos materiales y procedimientos que tenemos que seguir para realizar nuestro Space Bucket.

Recomendamos preparar, al menos, dos cubos, en los que plantaremos la misma variedad y la expondremos a condiciones distintas, a nivel de iluminación o nutritivo. De esta forma, podemos observar cuál prospera mejor. Pudiendo aplicar los conocimientos en el próximo proyecto de cultivo de marihuana en Space Bucket.

Materiales para hacer un Space Bucket

  • En primer lugar necesitaremos cuatro cubos de 20 litros.
  • Una superficie que sirva de tapa para los cubos.
  • Para la iluminación utilizaremos una lámpara CFL de 150W por cada cubo.
  • Ventiladores pequeños de ordenador.
  • Material reflectante.
  • Taladro o instrumento afilado.
  • Pegamento para unir los cubos y cinta americana para sellar fugas de luz
  • Temporizador.

Cómo hacer un Space Bucket

El primer paso será hacer agujeros en la base del cubo. Para ello utilizaremos un taladro (siempre con gafas de protección) o un instrumento afilado. Esto ayudará a drenar el agua sobrante. Para ello tienen que estar bien distribuidos por toda la base. Podremos hacer una línea con 8 agujeros alrededor del centro e ir continuando de forma progresiva hasta el final.

Coloca el material reflectante en el interior del cubo, aunque también podrás pintar el interior del cubo de blanco para permitir que la luz rebote.

Asegúrate de crear un compartimento estanco en el que no entre luz. Para ello observa si hay algún tipo de fuga en el cubo, sellándola con cinta americana negra. Esto garantizará que la luz no pase cuando las plantas duermen.

A continuación, tendremos que realizar los agujeros para los ventiladores. Esto lo podremos hacer con una herramienta rotativa o con la ayuda de una sierra para plásticos. Para los agujeros colocaremos los ventiladores en la pared del cubo, uno en la parte derecha y superior del cubo y el otro en la parte opuesta. En el agujero de arriba irá colocado el ventilador que expulsará el aire, en el otro, tendremos que colocar el ventilador hacia dentro, de tal forma que meta el aire el cubo.

Como la altura de un solo cubo es insuficiente, ahora es cuando entran en juego los otros 3 cubos. Tendremos que cortarles la mitad inferior de manera que puedan encajar uno sobre otro. Esto nos permitirá que la luz esté a la altura debida. Tendremos que forrarlos en el interior con el material reflectante y asegurarnos de que no entre luz, para ello utilizaremos cinta aislante negra.

La luz en el Space Bucket

Llegados a este punto tendremos que realizar agujeros en la tapa del Space Buket. Haremos un agujero para los montajes del la luz CFL y el cable eléctrico de los ventiladores. Haremos un agujero adicional para pasar el cableado de los ventiladores. Colocaremos el portalámparas en el agujero destinado a ellos y nos aseguramos de que quede fijo. En este momento ya tendremos el portalámparas pegado a la tapa del Space Bucket y los cables de los ventiladores preparados para conectar a la fuente de alimentación externa. Podremos utilizar un temporizador para automatizar la emisión de luz a los fotoperiodos de la planta de marihuana.

Finalmente, procederemos a colocar una maceta en el interior del Space Bucket con una planta pequeña (semilla germinada o esqueje de Cannabis), ajustaremos el temporizador y la regaremos y abonaremos lo necesario. Podremos llegar a cosechar hasta 30 gramos por planta con este método.

Si te ha gustado este artículo te recomendamos que leas ¿Cómo tratar la septoriosis en la marihuana? y La mejor marihuana autofloreciente de 2019

Imagen vía Wiki

Comparte!

¿Te ha gustado "Cultivo de marihuana en un Space Bucket: paso a paso" ?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(3 votos, promedio: 5,00 de 5)

Suscríbete para recibir ofertas y regalos




Palabras relacionadas:
Cultivo de marihuana en un Space Bucket: paso a paso
Cultivo de marihuana en un Space Bucket: paso a paso Aprende cómo llevar a cabo un Space Bucket y plantar marihuana en un espacio reducido gastando la menor cantidad de dinero posible.
https://www.semillas-de-marihuana.com

Artículos relacionados

Comentarios

Aún no hay comentarios para "Cultivo de marihuana en un Space Bucket: paso a paso"

    Deja tu comentario