Comprar Semillas de Marihuana

(+34) 988 222 327
Laborales: 11 a 14 y 17 a 20

Inicio » Hazlo tu mismo » Cómo crear una planta madre de marihuana


30.04.19

Cómo crear una planta madre de marihuana

Comparte!

Una de las mejores plantas de preservar nuestras plantas más preciadas es crear una planta madre de marihuana. Ya sea porque quieres compartirlas con tus amigos o asegurarte de tener cosechas ilimitadas de marihuana con tu genética favorita durante un año o dos, crear una planta de marihuana satisfará tus deseos. No obstante, mantener una planta viva durante tanto tiempo es más difícil de lo que parece. Así, no es extraño que aparezcan plagas del Cannabis o insectos indeseados en el cultivo, o simplemente ataques patógenos propios que pueden provocar la muerte prematura de la marihuana.

Es por ello que precisas tener una serie de cuidado. Al fin y al cabo una planta madre necesita todos los cuidados de una planta normal de marihuana pero mucho más prolongados, ya que de su estado de salud dependerá el estado de salud de sus esquejes. Para aprender a realizar los esquejes aquí os dejamos una guía para realizar clones de marihuana de forma segura.

Crear una planta madre de marihuana paso a paso

Crear una planta madre de marihuana

Para asegurarnos una cosecha constante de esa planta que tanto nos gusta tendremos que hacer esquejes de Cannabis. Durante este proceso, extraeremos algunas ramas de la planta madre, cuyos genes queremos preservar. Estos cortes se tratan con una mezcla de hormonas, que pueden aplicarse a través de geles o concentrados para el clonado. Estos promueven el crecimiento de las raíces jóvenes en el nuevo sustrato. Dentro de esta gama de productos destaca el BAC Bioclone, un gel biológico que, una vez entra en contacto con el tallo cortado, sella el tejido cortado y suministra las hormonas necesarias para que la planta madre cure su herida y también prospere el clon.

El objetivo de crear una planta madre de marihuana es conseguir sus clones. Los esquejes necesitan mucho tiempo para desarrollar sus raíces, por lo que es necesario suministrarles los carbohidratos y agua necesaria para que prospere su sistema radicular. Consecuentemente, la buena salud de la planta madre is muy importante para asegurar un crecimiento vigoroso de los clones. Los siguientes consejos te servirán para crear una planta de marihuana sana y fuerte, de la que poder extraer esquejes de marihuana de calidad.

Personaliza una agenda de fertilizado de la planta madre

Para hacer una planta madre de marihuana que sea capaz de dar bueno clones, tienes que organizar su alimentación. Muchos cultivadores alimentan a sus plantas madres con fertilizante estándar para el crecimiento en vegetativo, lo que no es aconsejable para la planta donante de esquejes. Las plantas madres deben de estar vinculadas a un programa de nutrientes que minimice el uso de nitrógeno, especialmente nitratos. Esto incrementará el ratio carbono-nitrógeno, que permitirá un mejor almacenamiento de carbohidratos y un cortado de raíz más sano. Si la planta madre de marihuana tiene demasiado nitrógeno, crecerá rápido, pero el resultado será demasiado alargado, con menor proliferación de cogollos.

Escoger un fertilizante con un ratio de 1:1 de nitrógeno y potasio es clave para crear una planta madre de marihuana. Esto se debe a que una cantidad exagerada de potasio tiende a exacerbar los problemas asociados con los nitratos en la marihuana. Es preferible alimentar a la planta madre con el menor nitrógeno posible y, si observamos que las hojas amarillean, típico de la falta de nitrógeno, podremos aplicar un poco de potenciador mono de nitrógeno.

Otro macronutriente esencial para hacer una planta madre de marihuana es el calcio. Los xilemas se encargan de moverlo desde las raíces hasta las hojas a través de los tallos, donde ayuda a producir grosor y paredes celulares más resistentes. Al contar con paredes celulares más robustas en nuestra planta madre, podremos obtener clones más fuertes menos susceptibles a las enfermedades. SI observamos deficiencias de calcio en la marihuana podremos paliarlo con un fertilizante potenciado con calcio.

Otros aditivos importantes para crear una planta madre de marihuana

Algunos de ellos son los aminoácidos, ácidos húmicos y fúlvicos o bioestimulantes. Así, los aminoácidos son capaces de abrir los caminos de absorción de nutrientes en las raíces, permitiendo un incremento de absorción de elementos como el calcio, que ya hemos visto su importancia. El ácido húmico, por su parte, cuando se combina con extractos de quelpo en un ratio de 5:2 y se aplica a la planta madre, ayuda a esta a producir antioxidantes, lo que favorece la protección de las membranas de las paredes celulares de las plantas del estrés y el calor. Es, precisamente, este calor y estrés adicional lo que puede hacer que tus esquejes no prosperen correctamente.

La fertilización foliar puede ser de gran ayuda para la marihuana. De esta forma, podremos aplicar productos como el Bio Enhancer de abonos Feeding. Se trata de un potenciador orgánico en formato sólido con una fórmula a base de ácidos húmicos procedentes de extractos de algas que hará que tu planta madre permanezca sana y fuerte para proporcionar clones. También servirá para protegerla de ataques de hongos, como el Oidio o el Fusarium y establecerá un sistema radicular reforzado.

Mantén un registro de la edad de tu planta madre

La mayoría de plantas cuentan con un ciclo de crecimiento anual. Es decir, completan sus ciclos de vida desde la germinación hasta la producción de más semillas es un periodo que abarca un año. Es por esto que no tiene sentido mantener plantas anuales como plantes madre durante periodos largos de tiempo, ya que podría dar lugar a esquejes menos robustos y más susceptibles a enfermedades. A medida que las plantas crecen, hacen un seguimiento de su edad celular a través de un reloj biológico interno basado en sus ritmos circadianos.

A medida que las plantas envejecen, naturalmente se vuelven menos eficientes, ya que sus proteínas y ADN se descomponen. La descomposición de las proteínas y el ADN es un proceso lento que deja ver una serie de síntomas y cuanto mayor es el tiempo, mayor es el efecto acumulativo de esta degradación. Finalmente, disminuye la probabilidad de que un esqueje sobreviva.

Si bien una planta madre puede ser una excelente donante durante el primer año, e incluso el segundo, finalmente experimentará una degradación celular que será suficiente para que la tasa de supervivencia de los esquejes disminuya considerablemente. Para ello, hacer un seguimiento de la edad de tu planta y de la tasa de éxito de su clonación te dará una buena idea de cuándo es el momento de cambiar y crear una planta madre de marihuana de cero. Recuerda que un clon de una madre tiene la misma edad genética que la madre original. Por ello posiblemente tenga los mismos problemas patológicos y derivados de la edad que su madre.

Para asegurarnos de que la planta madre cuenta con un periodo de duración prolongado, encárgate de fertilizarla adecuadamente, llevar un registro de edad y mantener una genética de respaldo, porque… Nada dura para siempre!

Si te ha gustado este artículo te recomendamos que leas Cómo aprovechar marihuana: sus tallos, hojas y raíces y Rehidratar la marihuana seca: Ya es posible

Imagen vía Wikipedia

Comparte!

¿Te ha gustado "Cómo crear una planta madre de marihuana" ?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Suscríbete para recibir ofertas y regalos




Palabras relacionadas:
Cómo crear una planta madre de marihuana
Cómo crear una planta madre de marihuana Para crear una planta madre de marihuana tendremos que cuidar su alimentación y ciclo e via, ya que cuando se haga muy vieja no producirá tan bien.
https://www.semillas-de-marihuana.com

Artículos relacionados

Comentarios

Aún no hay comentarios para "Cómo crear una planta madre de marihuana"

    Deja tu comentario