Blog sobre la Marihuana | Experiencia Natural
Envío + Semilla Gratis a los 30€
Inicio » Activismo de la marihuana » Amanda Feilding: la aristócrata que defiende el uso terapéutico del LSD


14.08.19

Amanda Feilding: la aristócrata que defiende el uso terapéutico del LSD

Comparte!

Amanda Feilding, nacida en Reino Unido en 1943, es conocida por ser la condesa de Wemyss y March y por llevar más de cinco décadas haciendo campaña a favor de la legalización y la libre investigación de las drogas psicodélicas. A esta activista aristócrata también se la conoce como la “mano escondida”, responsable de muchas campañas de legitimación del uso de drogas piscodélicas, a través de numerosos estudios científicos. Sus aportaciones a las reformas políticas globales de drogas han sido esenciales y ampliamente aceptadas por la sociedad. Aunque todavía queda mucho por hacer, como ella reconoce.

Su fundación (Beckley) lleva desde más de 20 años realizando estudios científicos que demuestran los beneficios el uso terapéutico de sustancias como la psilocibina, el LSD o el Cannabis para tratar enfermedades como el cáncer o adicciones a drogas más nocivas como el alcohol o la heroína. No os podéis perder el artículo de hoy, en el que vamos a indagar en la figura de esta admirable mujer y conocer las causas que la hicieron embarcarse en esta aventura contra el poder establecido.

Amanda Feilding

Amanda Feilding ¿Cómo entró en contacto con la psicodelia?

El contexto de la experimentación lisérgica de Amanda se sitúa en la Ibiza de los años 60, cuando la cultura “beat” de la experimentación con drogas estaba de moda entre las esferas intelectuales y obras como el “Almuerzo Desnudo” de Burroughs estaban en boca de la juventud más contestataria. Nuestra protagonista, procedente de una prestigiosa familia aristócrata, había estado embarcada en investigaciones a lo largo del mundo para estudiar las religiones y misticismos de distintas épocas históricas. No sería hasta su vuelta a Europa, en los sesenta, cuando comenzaría a experimentar con el LSD. Hecho que marcó su vida y que la motivó para seguir investigando sobre esta y otras drogas psicoactivas.

Amanda Feilding, hoy una de las mayores enemigas de la guerra contra las drogas, siempre mostró un gran interés por los estados alterados de conciencia. Así, entró en contacto con el ambiente psicodélico durante la década de los 60. Cuando ella contaba con 22 años, un amigo le suministró una dosis considerablemente alta de LSD en su café. El estado mental que esa droga creó en la joven la abrumó por completo. Hasta el punto de recluirse en una pequeña casa de jardín durante tres largos meses de su vida. Al recuperarse de esta experiencia psicodélica, Amanda Feilding quiso saber más sobre esta sustancia tan poderosa y las alteraciones cognitivas que había sufrido. En esta ocasión se puso en manos expertas, las del investigador Bart Hughes, quien sería el mayor desencadenante del gusto de Fieilding por los viajes lisérgicos.

Experimentación, arte y trepanaciones

La influencia que el doctor holandés, Bart Hughes, ejerció sobre la joven Amanda Feilding no acabaría aquí. De hecho, la propia Amanda y su marido, Joe Mellen, fueron seducidos por las ideas de este experto en sustancias psicoactivas e intentaron perforarse el cráneo para experimentar con su propia mente. Tanto fue así, que Feilding llegó, en 1970, a trepanarse el cerebro con un torno eléctrico con el fin de explorar los límites de su conciencia, hecho que le hizo ganar bastante notoriedad en la época. Este documento ha quedado registrado en la película de culto “Heartbeat in the brain“, de contenido no apto para los más aprensivos.

Amanda Feilding

Amanda Feilding antes de realizar una trepanación en su cráneo.

Si bien hoy en día estas prácticas resultan inadecuadas al poder provocar serios problemas cognitivos y físicos, en aquella época el afán de experimentación, en un contexto en el que las puertas de la percepción habían sido abiertas, podría justificar ciertas actitudes perniciosas con nuestro propio cuerpo. No obstante, este no es el aspecto más destacable de la vida de Amanda, que todavía no sabía el importante papel que iba a jugar en el activismo a favor de las drogas psicodélicas.

Amanda Feilding: de la experimentación al activismo

Durante los años 70 y 80 Amanda Feilding estuvo metida en proyectos artísticos y en la elaboración de estudios. Como puede ser su obra “Sangre y conciencia”, donde realiza una hipótesis sobre cómo los distintos niveles de sangre y fluido cerebroespinal producen cambios en nuestra conciencia, también conocida como la teoría del “ego”. Más adelante experimentaría con la expresión artística, principalmente el arte conceptual asociado a los estados alterados de conciencia, que gozaron de aceptación por parte de la comunidad artística de Nueva York y Londres. Sin embargo, en la década de los noventa su carrera daría un giro de 180 grados. De esta forma, adoptó postulados más activistas y comenzó a hacer campaña a favor del uso terapéutico de las drogas psicodélicas. De esta forma, crea la Fundación Beckley, de la que luego hablaremos, aunque este no será el único proyecto de la aristócrata.

En el año 2000, Amanda Feilding da un seminario de diez sesiones en la Cámara de los Lores del palacio de Westminster, que predicaba por una visión racional del uso de las drogas en la sociedad. Su actividad seguiría a lo largo de estos años. De esta forma, en 2004, crea el “International Drug Policy Consortium”, una organización centrada en resolver problemas derivados de la producción de drogas, su tráfico y uso. Ese mismo año participa en la configuración de la “International Society for the study of Drug Policy”, un foro de análisis de la situación legal de las drogas en el ámbito internacional. En 2005 es cuando da comienzo con sus estudios en los efectos del LSD y la psilocibina en la función cerebral.

De forma reciente, Amanda ha sido consejera de países como Guatemala o Jamaica en sus políticas de drogas. Por todo ello, es reconocida mundialmente como uno de los pilares fundamentales del activismo a favor del uso recreativo y terapéutico de las drogas psicodélicas.

Fundación Beckley: la ciencia por la despenalización de las drogas

En 1998, Amanda Feilding crea la Fundación Beckley, en un comienzo llamada “Fundación para una mayor conciencia”. El objetivo de esta organización siempre fue promover un acercamiento racional, y basado en evidencias, a las actuales políticas globales antidroga. Para ello, realizaron un programa científico (EN) plagado de interesantes estudios clínicos que arrojaron luz a muchos de los aspectos beneficiosos de las sustancias psicoactivas para el hombre. No solo se quedaron ahí, porque desde la Fundación Beckley también se creó un programa político (EN) en contra de la prohibición de estas sustancias.

En una reciente entrevista, la activista admite que las injustificadas campañas agresivas contra el consumo de drogas despertaron sus ansias de lucha. Habla de cómo los medios de comunicación informan de las casi inexistentes muertes por sobredosis de MDMA, mientras obvian los millones de muertos que provocan drogas más peligrosas como el tabaco o el alcohol, situadas dentro del marco legal. Según la propia Amanda Feilding el LSD y la psiclocibina son dos las sustancias más inocuas y seguras que existen, ya que te permiten consumir una dosis hasta mil veces superior de la tolerada sin sufrir riesgos de muerte. Al contrario que con otras sustancias como el alcohol o la heroína.

Desde su fundación tratan de promover un debate social sano y constructivo sobre las drogas. Para ello, recurre a lo que es indiscutible, la evidencia científica. De esta forma, su fundación nos brinda numerosas investigaciones sobre campos tan prometedores e interesantes como la lucha contra el Alzheimer y el Parkinson. Aunque admite que necesitan más fondos para poder llevar a cabo los estudios científicos que aborden el progreso al que ella quiere llegar.

Aquí tienes un video de la Universidad de Berkeley donde Amanda realizó una ponencia sobre psicodelia, la cual estaba englobada dentro de las jornadas multidisciplinares sobre estados de conciencia alterados:

Si te ha gustado este artículo te recomendamos que le eches un ojo a otros personajes del mundo cannábico como Josh, el diseñador de marihuanas o Floyd Landis convertido a vendedor de Cannabis. También te recomendamos las semillas autoflorecientes más baratas de 2019 y Cultivo continuo de marihuana en interior ¿Cómo hacerlo?.

Comparte!

¿Te ha gustado "Amanda Feilding: la aristócrata que defiende el uso terapéutico del LSD" ?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Suscríbete para recibir ofertas y regalos




Palabras relacionadas: ,
Amanda Feilding: la aristócrata que defiende el uso terapéutico del LSD
Amanda Feilding: la aristócrata que defiende el uso terapéutico del LSD Descubre la figura de Amanda Feilding, una aristrócata activista de la legalización de las drogas piscodélicas, con muchos años en la defensa de esta causa.
https://www.semillas-de-marihuana.com

Artículos relacionados

Comentarios

Aún no hay comentarios para "Amanda Feilding: la aristócrata que defiende el uso terapéutico del LSD"

    Deja tu comentario